Miles de mujeres se unieron a la Marcha Mundial de las Mujeres –iniciativa que integra a mujeres de 150 países–, que denunciará ante el Foro Alternativo Mundial del Agua (FAMA) que los gobiernos del mundo continúan privatizando el vital líquido mientras que la sociedad civil lucha por servicios públicos que garanticen el acceso al agua de calidad.

El FAMA, quien organiza la manifestación, es un foro alternativo auspiciado por organizaciones civiles que interviene en espacios mundiales, y el cual promovió el reconocimiento del acceso al agua como un derecho humano fundamental, mismo que fue adoptado por la Asamblea General de la ONU, el 29 de julio de 2010.

Este año la Marcha Mundial de las Mujeres participará en el foro alternativo con el objetivo de debatir sobre la experiencia de las mujeres en zonas rurales y urbanas en materia de gestión del agua y destacar la lucha que han emprendido contra la privatización de los recursos hídricos en diferentes partes del globo.

Así, en un documento difundido por esta red se explica que en las zonas rurales las mujeres se ocupan de asegurar el agua necesaria para el uso doméstico y de que el abastecimiento sea suficiente, son ellas quienes gestionan el recurso en el hogar.

Los activistas  expresaron: “Nuestro desafío es unir las luchas por bienes comunes y servicios públicos de las mujeres del campo y de la ciudad como la protección de la naturaleza, contra la privatización de la vida. Nuestro objetivo es fortalecer los lazos entre mujeres, concientizar sobre los problemas comunes y particulares en cada ámbito y luchar por cambios en los modelos de producción y consumo”, indicaron.