Ahora no solo las mujeres pueden tomar anticonceptivos para evitar el uso de los condones y cuidarse de no quedar embarazadas. Un estudio publicado en la revista Reproductive Biology and Endocrinology explicó que el ultrasonido podría convertirse en el método anticonceptivo de los varones, según publicó el portal Muy Interesante.

Así, el método se aplicaría directamente a los testículos para detener la producción de esperma, un proyecto que ya se conocía desde los años 40. Sin embargo, aún no se sabía bien a bien los trastornos que provocaría el uso de estas ondas.

Debido a un estudio de la Universidad de Carolina del Norte, aplicar ultrasonidos de alta frecuencia (3MHz) alrededor de los testículos para provocar el agotamiento de los espermatozoides es suficiente.

En experimentos con ratones, los científicos demostraron que dos sesiones de 15 minutos de ultrasonidos, con dos días de diferencia y calentando los testículos a 37 grados centígrados, son suficientes para reducir la cantidad de espermatozoides.

Así y todo, algunos autores aseguran que se necesitan más estudios para determinar cuánto tiempo dura el efecto del anticonceptivo y si es seguro utilizarlo varias veces. De aprobarse su uso, sería un anticonceptivo barato, duradero pero reversible y con pocos efectos secundarios.